Magdala Dharma

A lo largo de los años he ido reafirmando que el camino terapéutico es mi camino, mi propósito en la vida, mi Dharma. Ayudar a las personas a estar mejor, vivir mejor, auto descubrirse y sanarse.
Creo firmemente que todas las personas tenemos un cometido en la vida, mayor que nuestros deseos, un cometido para poner al servicio de los demás, algo trascendente que hace al mundo y las personas que lo habitamos, un poco mejores, más sanas, más felices.
Cuentan mis padres que ya desde muy pequeña me fascinaba darles masajes con mis manitas , apretando los puños y golpeando sus espaldas, es una historia que me despierta mucha ternura porqué lo entiendo como mi instinto innato para el Shiatsu.

Cuando en mi adolescencia era el momento de definir y decidir a qué quería dedicarme, el camino terapéutico se abrió ante mi de forma natural, gracias a mi madre, en mi infancia siempre estuve en contacto con la meditación, el yoga, la nutrición etc…. Siempre supe que quería sanar a la gente, transmitirles conocimientos para incorporar en su día a día para  ayudarles a cuidarse e implicarse en su proceso de cambiar algunos hábitos.  Siempre sentí atracción por todo el mundo emocional que intuía detrás de los síntomas y enfermedades, la somatización como expresión de la incoherencia que nos enferma.
Así pues me dediqué a vivir en plena presencia y sencillamente la vida fue poniendo ante mi las oportunidades que me han llevado a ser la terapeuta que soy y siempre fui.

En el año 1995 a mis 22 años inicié mis estudios en la escuela de técnicas japonesas Hideo Asai en la ciudad de Barcelona.
Me gradué como especialista en Shiatsu, Ito-Thermie, acupuntura japonesa ( Hinaishin-ho ), corrección postural japonesa ( Shin Sei Tai-ho ) y profundicé en la meditación Zen.
Continué mi formación como reflexóloga en Barcelona de la mano de Andoni Barea.
Más adelante la vida me llevó a vivir unos años en República Dominicana donde mi experiencia profesional fue muy enriquecedora trabajando con el Dr. Benjamín Payano en su clínica a la vez que mi madre y yo gestionábamos nuestro propio centro de terapias en la ciudad de Santo Domingo con gran éxito.
Durante esos años me formé en Quiromasaje con Mariucha Totheman, en la misma ciudad, Santo Domingo.

Al volver a Barcelona, mi ciudad natal continué ampliando mis conocimientos formándome en terapia craneosacral, terapia floral del Dr. Bach, constelaciones familiares y finalmente he completado mis estudios como acupuntora.

Tras 20 años de experiencia profesional, estoy plenamente dedicada a la práctica terapéutica tanto en consulta individual como en el ámbito empresarial.

terapias@magdaladharma.es

Tel: +34 635 672 263